Selección por provincias

LISTADO POR PROVINCIAS
A CORUÑA
ALAVA
ALBACETE
ALICANTE
ALMERIA
ASTURIAS
AVILA
BADAJOZ
BALEARES
BARCELONA
BURGOS
CACERES
CADIZ
CANTABRIA
CASTELLON
CEUTA
CIUDAD REAL
CORDOBA
CUENCA
GERONA
GRANADA
GUALAJARA
GUIPUZCOA
HUELVA
HUESCA
JAEN
LA RIOJA
LAS PALMAS
LEON
LERIDA
LUGO
MADRID
MALAGA
MELILLA
MURCIA
NAVARRA
ORENSE
PALENCIA
PONTEVEDRA
SALAMANCA
SEGOVIA
SEVILLA
SORIA
TARRAGONA
TENERIFE
TERUEL
TOLEDO
VALENCIA
VALLADOLID
VIZCAYA
ZAMORA
ZARAGOZA



viernes, 24 de marzo de 2017

Castellet de Banyoles - Tarragona

El Poblado Ibérico del Castellet de Banyoles, es el poblado íbero más extenso de la Cataluña meridional, se calcula que tenia 42.000 metros.
Dentro del poblado se encuentran las ruinas del castillo medieval de Castellet de Banyoles.
Del poblado se conservan en pie dos torres que se usaban para defensa.En 1927 se encontraron gran cantidad de piezas artísticas, tales como: cuatro páteras de plata dorada, dos bueyes de bronce, vasos de plata, collares y pendientes que actualmente se encuentran en exhibición en el Museo de Arqueología de Cataluña en Barcelona.
Las excavaciones realizadas parecen demostrar que fue destruido en el siglo III aC. aunque hay huellas de posteriores reocupaciones, entre ellas la de un campamento militar romano.
El conjunto del yacimiento ibérico y del Castellet de Banyoles fue declarado Monumento Histórico-Artístico y Arqueológico nacional en 1978. 

(Pueblos fantasmas de Cataluña)

Castro do Facho - Cangas de Morrazo

En el extremo occidental de la Península del Morrazo, individualizado de su contorno y elevado sobre el Océano, el Monte del Facho acogió al largo de siglos distintas expresiones de la vida en la comarca, que lo son también de la Historia de Galicia.
En primer lugar, desde el siglo X A.C. incluso el siglo VII A.C., existió un poblado en la ladera este del que la penas tenemos información salvo la de su excepcional tamaño..
A partir del siglo VI A.C. surge el castro galaico, poblado fortificado que subsistirá incluso el siglo I a.C. De él aun podemos ver parte de las murallas, el foso, las piedras que conformaban sus viviendas y que hoy cubren las laderas del monte, las escombreras de basura en las márgenes del poblado o la topografía actual del monte que deriva tanto de la construcción misma del poblado cómo de la configuración natural
Posteriormente, un santuario levantado sobre la cumbre va a recoger las viejas creencias de quienes habían vivido en el castro para dotarlas, a lo largo de los siglos II al IV d.C., de un joven carácter, ahora marcado por el proceso de asimilación de la cultura latina en la región del imperio romano llamado Gallaecia. Finalmente en el siglo XVIII se construye el puesto de vigilancia costera con fines militares del cual pervive la garita.
Aparecieron 161 altares, en el que hace casi dos mil años debió de ser un bosque de aras levantadas sobre la cumbre del monte.

(Ayuntamiento de Cangas)

Cueva de Balmori - Llanes

La Cueva de Balmori está situada en las cercanías de la localidad asturiana de Balmori en el concejo de Llanes.
Se conoce también como la cueva de la Ería o la Cuevona.Las pinturas rupestres que se encuentran en la cueva se limitan a unos puntos rojos y algún trazo.

(Wikipedia)

Dólmen de Azután - Toledo

El Dolmen de Azután (Azután, Toledo, España) fue la primera de las evidencias megalíticas localizadas en el interior de la Meseta Sur con fechas radiocarbónicas que permitieron situar cronológica y culturalmente las poblaciones del Neolítico medio, final y Calcolítico en la cuenca media del río Tajo y sus relaciones con el abundante fenómeno del Megalitismo del interior peninsular.
El dolmen ha sido objeto de excavaciones sistemáticas desde principios de los '80 hasta el año 2001, si bien aún conserva testigos arqueológicos intactos, así como restos de un hábitat infrayacente al túmulo dolménico. Presenta una estructura de cámara y corredor con ortostatos de grandes dimensiones y cubierta adintelada, en el cual fueron efectuadas inhumaciones y osarios colectivos desde el Neolítico Medio al Final (V milenio a.C.) y durante el Calcolítico (en su fase campaniforme marítima, durante el IV milenio a.C.), mientras que el hábitat infratumular presenta una caracterización cronológica inmersa en el VI milenio.
Los elementos arqueológicos destacables son además de su sistema y tipología constructiva, sus evidencias materiales arqueológico-ergológicas como artístico-rupestres, además de las culturales y habitacionales que fueron desarrolladas. Los ajuares y restos arqueológicos documentados se componen de abundantes evidencias de cerámica, industria ósea, industria lítica tallada y pulimentada, así como alguna cuenta de collar. A todo ello debemos sumar la evidente decoración total del espacio funerario mediante grabados (incisiones finas de bandas onduladas y zig-zag, así como grabados anchos de temática geométrica y antropomórfica, e incluso bajorrelieve) y pinturas en los ortostatos de la cámara y figuras exentas de carácter escultórico (menhir) en el espacio de la cámara.
Importante arqueológicamente resulta además de su carácter innato monumental (dolmen de cámara y corredor bajo túmulo perimetral), también la conexión que se produce en las áreas funerarias megalíticas relacionadas con áreas de habitación (en este caso infrayacente), así como su recurrente asociación a cursos de agua vertebradores del territorio y de los recursos que dominan, siendo próximo al río Tajo y en las inmediaciones a los arroyos de Linares y la Anguilucha, unido a afloramientos hídricos subterráneos en el mismo área arqueológica.

(Wikipedia)

martes, 14 de marzo de 2017

Castro del Pico de San Chuis - Asturias

El castro del Pico San Chuis, en San Martín de Beduledo, concejo de Allande, fue descubierto por José Lombardía Zardaín (Descargar José Lombardía Zardaín), vecino de Allande. Las primeras excavaciones se desarrollaron durante 1962 y 1963 bajo la dirección compartida de Elías Domínguez y Francisco Jordá. Se reanudaron en 1979, ya bajo la exclusiva responsabilidad de éste último, sucediéndose en cortas campañas estivales hasta septiembre de 1986.
La secuencia de ocupación del castro de San Chuis se inicia en el siglo VIII d.C., momento en el que construye una primera muralla de paño continuo a la que se superpuso otra de estructura modular durante la segunda Edad del Hierro. Reforzaban su condición defensiva varias lineas de fosos dispuestas sobre su flanco meridional.
La presencia romana se manifiesta desde mediados del siglo I d.C. en un contexto marcado por la intensa actividad minera desarrollada en los abundantes depósitos auríferos del entorno.La ocupación tardía está hoy descartada al fundamentarse en una errónea identificación de cerámicas que, en realidad, son producciones regionales de época altoimperial.

sábado, 11 de marzo de 2017

Los olcades

Los olcades eran una tribu presuntamente celtíbera localizada en la provincia de Cuenca, aunque su ubicación ha suscitado diversas hipótesis. Tenían por vecinos a los poderosos carpetanos al oeste, los arévacos (situados en la actual provincia de Guadalajara) al norte, los oretanos al sur, y los edetanos al este. Ocuparían las abruptas tierras meridionales del sistema Ibérico y de la cuenca del Júcar al sur de la serranía de Cuenca, ya perteneciente a los celtíberos, entre las llanuras litorales habitadas por edetanos y las del interior por carpetanos. Los yacimientos aqueológicos (Iniesta, Barchín del Hoyo, Manchuela conquense) indican que toda el territorio manchego al sur de la Serranía conquense era de cultura íbera lo que sitúa al pueblo olcade dentro del ámbito del mundo ibero o bien habría que situarlo más al norte, ya en plena serranía. Debido a sus contactos con los celtíberos por su cercanía vecindad pudiera ser que sufrieran algún tipo de influencia cultural.
Hecateo de Mileto los situaba entre el alto Tajo y el Júcar medio. Posteriormente, sólo se citan en época anibálica, desapareciendo posteriormente absorbidos entre celtíberos y edetanos, y siendo mal conocidos. Más tarde Tito Livio los consideró un apéndice de los carpetanos. Por otra parte el historiador Manuel Gómez-Moreno los situaba en La Alcarria.
A esta tribu se le han adjudicado las ciudades celtíberas de Caesada (Hita) y una serie de oppida situados en las altiplanicies del occidente de la provincia de Cuenca, como Segóbriga, Valeria, Laxta y Ercávica. En 221 a. C. su capital, Altia, fue tomada por Aníbal tras vencer a una coalición de vettones, olcades y carpetanos. Dado que el nombre es dado por los historiadores griegos, algunos eruditos sugieren que fue "Kelin", en el yacimiento de Los Villares, en Caudete de las Fuentes. A lo largo del siglo III a.C. desaparecen como etnia, siendo su territorio absorbido por los carpetanos.
De carácter indómito, sus guerreros llegaron a vencer a Viriato. Las excavaciones de las últimas décadas, al situarlos en zona plenamente ibera, sitúan al pueblo, supuestamente olcade, en el entorno del oppidum ibero de Ikalesken (Iniesta) que dominaría el territorio actual de la Manchuela conquense y albaceteña y limitaría al norte con las zonas celtíberas de Valeria, Segóbriga, etc.

Cueva del Porquerizo Cantabria

Época
La cavidad posee evidencias de ocupación asignables al Solutrense, período al que cabe asignar sus manifestaciones rupestres (entre 20.000 y 17.000 años de antigüedad).

Descripción
Fue descubierta por un particular en los años setenta del pasado siglo. En superficie se observan multitud de materiales, tanto líticos (de cuarcita, sílex y cristal de roca), como restos faunísticos además de algunos fragmentos de cerámica realizada a torneta. En una pequeña oquedad del vestíbulo, a plena luz del día, hay un grupo de puntiformes en doble hilera de color rojo. La hilera superior presenta 10 puntos y la inferior presenta 9. Además, y en el mismo vestíbulo, aparecen algunos grabados incisos muy profundos no figurativos. El signo puntuado puede ser asignado por su morfología y contexto inmediato (cuevas de Chufín y Micolón), al estilo III de Leroi-Gourhan, Solutrense.

Características
Cavidad situada en un pequeño cantil sobre el río Nansa. Es una surgencia fósil sin fenómenos litogenéticos. La entrada se abre al pié de un cantil que cae a pico sobre el río. El vestíbulo, largo y estrecho, se bifurca en dos galerías. La mayor, la ubicada a la derecha, se colmata por una terraza fósil.

(Turismo de Cantabria)